Seguimos conversando con los investigadores que usan Auravant en su trabajo diario. Hoy, compartimos la experiencia de Gustavo Ferraris, de INTA Pergamino, especialista en fertilidad de suelos, nutrición de cultivos y agricultura por ambientes.

En la Estación Experimental Agropecuaria Pergamino de INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), tienen muchos ensayos a campo y, hacia finales del verano argentino, sus agrónomos están concentrados en las recorridas y la cosecha. Es una época agitada para el ing. agr. Gustavo Ferraris, investigador especialista en fertilidad de suelos, nutrición de cultivos y agricultura por ambientes en la mitad norte de Buenos Aires y extremo sur de Santa Fe (Argentina).

En uno de esos días, al regreso del campo, conversamos con él y nos contó cómo usa la plataforma de Auravant y qué ventajas le encuentra. Señaló, por ejemplo, que cuando más la utiliza es en la previa de las campañas, cuando se hacen ambientaciones y seguimiento de lotes: “Campos con riesgo hídrico, campos más altos. Cómo, en distintas campañas, eso va fluctuando o lotes que uno conoce el manejo, o porque hacemos ensayos de campo, y que quedan debilitados en el aporte de nitrógeno u otros lugares donde queda una doble dosis, por ejemplo. Ahí tenemos referencias interesantes para ver cómo funcionan los índices”.

Amena y fácil de usar

Entre los beneficios que encuentra en Auravant, Gustavo destacó un buen equilibrio entre la calidad de información y facilidad de uso de la plataforma, “que puede manejarla alguien que no es especialista en GIS”.

“Un poco el chiste es que este tipo de plataformas le sirvan a un asesor independiente, un técnico de un grupo de siembra, por ejemplo. Y esa persona tiene dos horas para sentarse a la mañana un día de lluvia. Otro día está con la cuestión comercial, con reunirse con los clientes, ir a los lotes, monitorear las malezas, etc. Me parece que tiene un razonable equilibrio entre facilidad de uso, es bastante intuitiva, y tiene índices buenos. Por ejemplo, el Green NDVI para lo que es la medición de clorofila y de nitrógeno, a mí me resulta bien. Y también es sencilla de manejar”, afirmó y agregó que también le parece interesante con fines inmobiliarios: “Es muy ilustrativa a la hora de evaluar un campo. Un campo que se vende, que se alquila: tenés datos de rendimiento, no hay error con eso”.

Por último, el investigador se refirió a la ventaja de ver imágenes de campos lejanos para tener una idea de su estado sin necesidad de viajar y al fuerte desarrollo que tiene la plataforma en la Argentina, donde nació la compañía, con soluciones específicas para los cultivos y condiciones locales, un modelo que avanza en el resto del mundo.