Entrevistamos al Ing. Agr. Juan Pablo Vélez, investigador especialista en agricultura de precisión en INTA Manfredi. Su visión sobre la adopción del agtech en la Argentina, sus ventajas y desafíos, y mucho más.

La tecnología digital ha llegado al agro para quedarse y todo parece indicar que continuará avanzando a paso firme. En este contexto, es fundamental que los productores aprendan a utilizarla e incorporarla a su trabajo diario, para aprovechar sus ventajas y no quedarse afuera de un sistema que crece cada día más.

Estos son algunos temas que conversamos en detalle con el Ing. Agr. Juan Pablo Vélez, investigador especialista en agricultura de precisión en INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), institución con la que Auravant colabora estrechamente, a partir de su acuerdo de vinculación tecnológica para la utilización de modelos de fertilización variable en trigo.

 

– ¿Cómo ve la adopción de la agricultura de precisión en la región? ¿En qué etapa cree que estamos?

– Creo que estamos en una etapa de sensibilización muy rápida. Antes, tuvimos una etapa de cierta curiosidad. La gente está incurriendo con mayor entusiasmo a aprender a usar y generar su propia información.

Cada vez que pasaban la maquinaria por un área o una zona específica del lote, (los productores) sabían que ahí tenían que hacer algo distinto, pero las herramientas no estaban tan accesibles como ahora. Las plataformas como Auravant han hecho que todo este tremendo flujo y explosión de información digital llegue al productor de manera más fácil de digerir, interpretar y aplicar.

Hay gente que no está dispuesta o no quiere incurrir en el aprendizaje. Y esto es muy interesante. Saben que tienen que hacer un cambio. Esa solución se la van a dar las herramientas.

– ¿A qué cree que se debe? ¿Es una cuestión generacional? ¿Una cultura diferente?

– Claro, hay que tener en cuenta que uno no puede aprender todo y depende de personas o empresas para poder complementar sus habilidades. Uno complementa y traza redes de intercambios entre todas las herramientas a la vez.

Por otra parte, hay personas a las que les gusta estudiar más y complementan la información dada por otras empresas con lo que pueden agregar de su conocimiento. Auravant, y todas las empresas que prestan servicio deben ser permeables a ese conocimiento generado por las personas. Es un ecosistema bastante complejo que es ayudado por el intercambio generacional. Muchos chicos que estaban en la facultad salieron a la cancha y se dieron cuenta de que no tenían muchas herramientas para afrontar esta realidad.

Aparte, es una demanda social que hay hoy, no es solamente lo que estemos dispuestos hacer nosotros. Agricultura de precisión es mayor cuidado del ambiente. Los consumidores se están poniendo cada vez más exigentes en este sentido. Nosotros deberíamos ocuparnos de ir al encuentro de esa demanda.

– ¿Ve mayor conciencia sustentable por parte de los productores?

– No me animo a decirlo a nivel general, pero hay una mayor conciencia. Es un desafío también. En este caso, también tienen que ver los números. Todas las variables. Estas tecnologías deben impactar rápidamente, para motivarlos de alguna manera a hacer ese recambio. Si un productor está quebrado, no puede ser sustentable.

– ¿Suma puntos para el productor conocer la rentabilidad de la tecnología?

– La rentabilidad de la tecnología depende del contexto en que yo aplique y cuáles son las variables. Entre hacer manejo típico o agricultura de precisión, hemos tenido beneficios muy grandes. Muchas veces la rentabilidad de nuestro lote es de USD100/ha y, por hacer agricultura de precisión, tuvimos USD100 extra. A eso hay que sumarle los errores y problemas que se evitan, que es difícil poner en números.

Hablando a rasgos generales, el que no se sube a la tecnología es muy probable que se quede afuera del sistema. Es un primer paso de muchas cosas que están y de millones que van a venir. Va a ser una variable de competencia tremenda.

– ¿Cómo es la situación del sector desde la llegada del coronavirus?

– En INTA, la demanda que hemos tenido ahora es tremenda. De capacitación, de soluciones digitales. El que venía ya con el proceso de digitalización, sin dudas sufrió bastante menos que el que no lo tenía. Tener el control de tu establecimiento a distancia fue crucial. Imaginemos que me cerraron la frontera de una provincia a otra, me están cosechando el lote y no tengo conocimiento de lo que está ocurriendo, salvo lo que me dicen por teléfono. Ahora imaginemos si ese productor ya hubiese tenido la plataforma que subía la información en tiempo real. Brinda una tranquilidad extra y eso nos permite a nosotros concentrarnos en cuestiones más críticas, con COVID-19 o sin COVID-19. Y la logística, que son horas y horas muertas arriba de la camioneta, se reemplaza por estas cuestiones y uno se potencia.

 

Capacitaciones gratuitas online

En abril de este año, en Auravant tuvimos el placer de contar con una capacitación del Ing. Agr. Juan Pablo Vélez para nuestros partners. La experiencia fue excelente y muy recomendable.
Para seguir aprendiendo de manera online, un valioso recurso son los canales de Youtube del INTA, como INTA Argentina , INTA Agroindustria y Estación Experimental INTA Manfredi entre otros. Allí puede encontrarse información clara y actualizada, así como variados tutoriales.

¡Para aprovechar y no dejar pasar!