El concepto de agricultura regenerativa viene desarrollándose desde hace un par de décadas, como alternativa a un modelo de agricultura de larga escala que ha afectado de manera negativa el medio ambiente.

Pensar en la agricultura regenerativa es pensar en la sostenibilidad y en las herramientas que se pueden utilizar para revertir el daño que se ha generado. Por eso, cada vez más productores, investigadores y consumidores tienen interés en saber qué es la agricultura regenerativa y qué es lo que se puede lograr con ella.

¿Qué es la Agricultura Regenerativa?

La agricultura regenerativa es un tipo de agricultura que se vale de técnicas para reconstruir la materia orgánica y la biodiversidad de un suelo, con el propósito de revertir los efectos generados por el calentamiento global.

Este tipo de agricultura permite tener suelos más saludables, en los que los cultivos tienen mayor capacidad de absorber los nutrientes y de resistir ante las condiciones climáticas adversas. En cierto sentido, la agricultura regenerativa sirve para reparar los daños generados por el modelo de la agricultura industrial tradicional.

Si pensamos en ejemplos de agricultura regenerativa, podemos hablar de las compañías que en vez de expandirse a nuevas zonas a través de la deforestación u otras prácticas agresivas con el medio ambiente, invierten en la reconstrucción de sus suelos y utilizan estrategias de cultivo ecológicas.

¿Cómo funciona la Agricultura Regenerativa?

Este tipo de agricultura implica una serie de cambios en las técnicas que se utilizan para trabajar la tierra, y cada una de ellos se rige por los siguientes principios:

  1. Reducir el daño físico, biológico o químico de los suelos. Por ejemplo, los agricultores regenerativos no utilizan la labranza para preparar la tierra, y evitan el uso de productos químicos que puedan afectar a los microorganismos que viven en la tierra.
  2. Cubrir el suelo con material vegetal que mejore la retención de agua, prevenga la erosión de la tierra, y aumente la calidad de los suelos.
  3. Promover la biodiversidad. En este tipo de agricultura la diversidad es un elemento central, ya que de ella depende la salud de los suelos y la capacidad de las plantas de absorber los nutrientes de la tierra. Para algunas personas, esto se puede lograr a través de la rotación de cultivos.
  4. Mantener las raíces vivas en el suelo. La idea de esto es que los campos nunca estén vacíos, por eso, se siembran semillas de cobertura antes de eliminar las raíces, con el propósito de mantener el ciclo del agua y de los nutrientes de la tierra.
  5. Integrar a los animales dentro de la actividad agrícola. El pastoreo sobre los cultivos de cobertura, por ejemplo, es muy útil para fertilizar la tierra de forma natural. Asimismo, la integración de los animales en la producción ayuda a prevenir los efectos de cualquier tipo de plaga.

Ventajas y desventajas de la Agricultura Regenerativa

Como ya mencionamos en varias oportunidades, la agricultura regenerativa tiene efectos positivos sobre el medio ambiente y ayuda a combatir el cambio climático. Sin embargo, hay que señalar que también tiene ventajas que se reflejan en el consumo de alimentos más saludables y en mejores condiciones de vida para las comunidades que se dedican a la agricultura.

Para verlo de manera resumida, podemos decir que estas son algunas de sus ventajas más importantes:

  • Cuando se aplica de la manera adecuada, es posible tener suelos más saludables y con una mayor capacidad productiva.
  • Se producen alimentos con una mayor carga nutricional y libres de los químicos de los pesticidas y los fertilizantes.
  • Ayuda a aumentar la biodiversidad del suelo y de las zonas en las que se desarrolla la actividad agrícola.
  • Contribuye a la purificación del medio ambiente.

Más allá de la gran de cantidad de beneficios que tiene este tipo de agricultura, hay algunos puntos que pueden verse como un problema. Estas son algunas de las desventajas de la agricultura regenerativa:

  • Los agricultores que deseen implementarla deben adquirir nuevos conocimientos y habilidades en torno al trabajo sobre la tierra.
  • Algunos de los procesos vinculados a este tipo de agricultura son menos efectivos.
  • El rendimiento de la agricultura regenerativa puede ser más bajo que el de la agricultura tradicional.
  • Lograr la transición y adoptar los nuevos métodos para trabajar la tierra puede tomar mucho tiempo.

Origen de la Agricultura Regenerativa

La definición de agricultura regenerativa ha cambiado con el paso de los años, sin embargo, podemos decir que el origen del término se encuentra en la década de los 80, en la que The Rodale Institute empezó a desarrollar y publicar sus primeras investigaciones sobre el tema.

En esa época, las publicaciones sobre la agricultura regenerativa se enfocaban en los efectos que tenían el uso de pesticidas, herbicidas y fertilizantes sobre la salud humana. Posteriormente, el concepto y el propósito de la agricultura regenerativa se amplió, y pasó a utilizarse como una estrategia para combatir los efectos de la contaminación y la industrialización de la agricultura sobre el medio ambiente.

Diferencias entre la Agricultura Ecológica y la Agricultura Regenerativa

Aunque puedan entenderse como sinónimos, la agricultura ecológica no necesariamente es lo mismo que la agricultura regenerativa. Es decir, la agricultura ecológica hace referencia a un término más amplio, en el que se incluyen diferentes tipos de agricultura que, como la regenerativa, minimizan el impacto de la actividad agrícola sobre la tierra.

Mientras que la agricultura ecológica es una categoría que sirve para clasificar diferentes tipos de prácticas agrícolas, la agricultura regenerativa es propiamente un sistema de agricultura con una serie de prácticas muy bien definidas.

Los términos se pueden utilizar de forma complementaria para hablar de las formas en las que se puede desarrollar un modelo de agricultura sostenible y amigable con el medio ambiente.

Agricultura Regenerativa y el cambio climático

El uso de productos químicos y fertilizantes en los cultivos ha tenido un impacto negativo en el medio ambiente, y es uno de los factores que han generado el cambio climático. Por eso, la agricultura regenerativa promueve un modelo sostenible, en el que no solo se deje de lado el uso de cualquier producto que tenga impacto ambiental, sino que se pongan en práctica algunas técnicas para reparar el daño que se ha generado en el planeta.

Una de estas técnicas de la agricultura regenerativa es la reforestación, que permite aprovechar la capacidad de las plantas de absorber el dióxido de carbono para luchar contra los efectos generados por los gases de efecto invernadero.

Según Frontiers, el uso de un tercio de la tierra está destinado a la agricultura, y su impacto ambiental es muy grande. Por eso, es importante tener un modelo agrícola que sea respetuoso con el medio ambiente.