Conversamos con nuestro partner en España, Edgar Izquierdo, experto asesor en agrotech para vitivinicultura.

Con presencia en La Rioja, el País Vasco, Navarra y Cataluña, Edgar Izquierdo brinda asesoramiento en agrotech para el sector vitivinícola español y promueve su transformación digital.

Este partner de Auravant España trabaja mayormente con bodegas del norte de ese país, que apuestan por la investigación y el desarrollo, pero confía en que a futuro también los medianos y pequeños productores ibéricos se volcarán a la implementación de tecnologías digitales.

 

– ¿Cómo ves la adopción de tecnología digital en el agro español?

– En España, la mente y la filosofía del agricultor son muy cerradas. Muchas veces no es porque no quieran (usarla) sino porque la tecnología les genera un miedo. Afortunadamente con una buena explicación y con una buena praxis, poco a poco se va abriendo esa mentalidad. Incluso son los mismos clientes los que te recomiendan a otros colegas del sector.

– ¿Cuáles son los beneficios de estas tecnologías? ¿Qué le cuentas a tus clientes? 

– En primera instancia, que el partido que pueden sacar de este tipo de servicio es un seguimiento agronómico a tiempo real. Al principio hemos trabajado con drones, pero no se pueden hacer vuelos semanales porque el costo es muy elevado. Entonces hacíamos tres vuelos en tres momentos fenológicos clave en el viñedo y alternábamos ese tipo de obtención de datos con las imágenes satelitales. A lo mejor, los clientes disponen estaciones meteorológicas o de sensórica que les ayudan a complementar toda la información.

Otro factor importante es orientarla cosecha a la calidad deseada. Podemos ayudar a esos agricultores a detectar necesidades para que se dispare la producción, pero siempre teniendo en cuenta las limitaciones que, en caso en España, las denominaciones de origen marcan. O a la inversa: orientamos esa cosecha a la caída, porque tenemos clientes como los que tienen fincas de pago, que si pueden sacar diez mil kilos prefieren sacar cinco mil y que sea de una calidad extrema.

Entonces otro punto es optimizar los gastos en insumos y aplicar esos insumos en forma eficiente. Aplican las dosis que necesita la parcela. Porque la tendencia es tratarlo todo de forma homogénea, cuando mediante ese seguimiento agronómico estamos viendo comportamientos diferenciales notables en una misma parcela. Reparar en eso es el inicio de optimizar y tener un compromiso mayor con el medioambiente y con tu empresa.

Otro factor importante es el control de cualquier tipo de anomalía detectada. Como vamos teniendo un seguimiento, cuando hay un desplome de NDVI, que es el referente que te muestra cambios bruscos en la vegetación, eso te permite ver si realmente hay anomalías o no. Son muchos los factores que pueden llevar a una anomalía y tener un seguimiento de toda esa información te puede permitir no perder cosecha.

Por otro lado, mediante toda esta digitalización y monitorización de las explotaciones, el cliente puede acceder de forma rápida a sus parcelas y utilizar la plataforma como cuaderno de campo. Todos los estamentos de una bodega pueden estar compaginados e informados sobre sus viñedos y cómo está evolucionando la curva de crecimiento.

Por último, destaco que busco formar a esos clientes. Les digo que me pidan lo que quieran, porque lo que busco es dar nuevas soluciones inteligentes y que, al final, yo sea un proveedor tecnológico de referencia para ellos.

– ¿Por qué elegiste Auravant?

– Aquí en España hay otras plataformas. Auravant es una opción que ya venía siguiendo, porque tiene una versión gratuita que te permitía ver cómo iba. Lo que me resultó más llamativo es la capacidad de trabajo de ambientación de la plataforma.

Además, yo buscaba una relación con alguien que quiera hacer algo grande en España y que necesite de personas como yo para que su negocio crezca, se complemente y tenga buena cabida en un país diferente de donde ha nacido.

Otro factor importante que me gusta de Auravant es el tema de la implementación de nanotecnología. Trabajar con nanosatélites o satélites de alta resolución es un valor añadido muy importante.

Básicamente esas tres cosas son lo que más me llamaron la atención. También me gusta el feedback que voy teniendo con los desarrolladores, que me permiten aportar una cantidad inmensa de ideas y de propuestas que yo haría si tuviera en mis manos desarrollar o mejorar esa aplicación, y esa es una cosa positiva.