Conversamos con el asesor Oscar Martínez, quien desde el cordón lechero colombiano potencia sus conocimientos y amor por la tierra con los beneficios de la agricultura digital.

Oscar Martínez asegura que todo lo que aprendió, lo aprendió “del trabajo familiar y de la tierra”. Es que su familia lleva unos 30 años produciendo carne, cebada y levante, y 15 años en la producción lechera, en las afueras de Bogotá, en la zona cundiboyacense -la región conocida en Colombia como el “cordón lechero” e ideal por sus pasturas para el desarrollo de la ganadería-.

El asesor y partner de Auravant explica que, por encontrarse muy cerca de la capital colombiana, una de las ciudades que más consume y con grandes avenidas, la tierra es costosa y, por consiguiente, las extensiones no son tan grandes.

“Lo que sí permite es una producción lechera muy alta y lo que hacemos es trabajar mucho la tierra, a través de una enmienda muy detallada, para sacar el máximo nivel de producción, porque queremos llegar a los 30-40 litros promedio de un animal”, cuenta Martínez y completa: “El nivel de consumo del animal, en su relación diaria, conlleva a que tenemos que producir nuestro propio alimento, porque el costo de los concentrados es altísimo, debido a que la mayoría de los insumos con que se fabrican son importados. Y eso nos permite nivelar los costos. Y también tener un ingreso adicional, por alguna parte de los alimentos que se venden”.

– ¿Cómo llegó a Auravant?
– Tenía la necesidad de entender cómo aprovechar herramientas que nos permitieran a controlar ciertos temas que son de un costo alto o tener información adicional que nos permitieran, en la finca, tomar decisiones acertadas. A través de la medición del viento, de la medición de la cantidad de agua y también obviamente quería tener un poco más de control sobre la tierra. Tomar una muestra de la tierra y llevarla a análisis, esperar los resultados, tomar decisiones bajo ella, pues primero requiere tiempo y transporte, que es lo más complicado, y en el proceso del día a día de una finca el tiempo es corto y muy apreciado porque los desplazamientos son muy largos. Debido a esto, lo importante era buscar si existía esa posibilidad. Buscando, buscando, fuentes primarias y fuentes secundarias me llevaron a Auravant, empecé a explorarla y vi que era una herramienta fundamental sobre la toma de decisiones, que me permitía ahorrar tiempo y costos.

– ¿Cuánto hace que utiliza la plataforma? ¿Puede mencionar alguno de sus beneficios?
– Llevamos usándola alrededor de 8 meses. Sí, claro, los beneficios son palpables desde que se comienza el uso. La herramienta nos permite llevar control casi inmediato y tomar decisiones inmediatas, para saber exactamente qué nos está afectando y cómo podemos ahorrar en el consumo que tenemos, sobre todo en el caso de las enmiendas que tenemos que aplicar al suelo. Evitamos lo que para muchos es la incertidumbre de saber si estamos haciendo las cosas bien o no en el momento de aplicar cualquier enmienda. Enmiendas existen muchísimas. Técnicos existen muchísimos. Pero realmente sabemos tomar decisiones únicamente en lo que vemos. Lo único que vemos es tierra por encima, pero no sabemos exactamente lo que hay por debajo de ella. Básicamente lo que nos permite la herramienta es voltear nuestro mundo, ver exactamente qué hay debajo y aplicar exactamente en donde está el problema. Es como un examen de sangre, que nos permite ver dónde debemos hacer lo correcto.

– ¿Cómo ve el panorama de la agricultura digital en Colombia?
– El panorama sigue siendo absolutamente tradicional. Al punto de que la maquinaria es bastante tradicional. Además, el sector agrícola en Colombia siempre ha sido un sector muy golpeado porque no ha sido valorado. La mayoría de nuestros campesinos y las personas que cultivan habitualmente lo hacen tradicionalmente. O lo hacen con lo que ya conocen. La pandemia ha ayudado a entender que la tecnología es una herramienta vital y que es una mano derecha en la que todos los agricultores se pueden apoyar. Muy pocos la usan y muy pocos saben de la necesidad y también muy pocos saben que no es tan costoso acceder a ella. La divulgación aquí creo que es fundamental.

Para nosotros, es muy importante que lleguen herramientas como estas a nuestro país, porque la tomada de decisiones en el momento de invertir en lo poco que nosotros tenemos, que es la tierra, es lo más importante, lo debemos hacer de formar certera. Pienso que sólo tenemos un tiro a la hora de sembrar y a la hora de cosechar. Y cuando sembramos, si desperdiciamos esa oportunidad, básicamente estamos desperdiciando cuatro, cinco o seis meses. Y desperdiciamos lo más importante, que es el tiempo. Entonces pienso que Auravant es una de las nuevas herramientas y tecnologías que, de cara al futuro, nos va a permitir tomar decisiones muy certeras, en corto tiempo y aprovechar al máximo la tierra que nosotros tenemos.